¿Quién adquiriría una licencia de la tecnología 5G de Huawei? - Mobile World Live

¿Quién adquiriría una licencia de la tecnología 5G de Huawei?

18 SEP 2019

La semana pasada, tras hacer pública The Economist una entrevista de dos horas con el consejero delegado y fundador de Huawei (Ren Zhengfei), las soluciones de dicha firma para redes 5G dieron que hablar una vez más en la industria de tecnología móvil. Durante gran parte del año en curso, dichas soluciones han sido noticia debido a la posible (y en algunos casos efectiva) prohibición contra su implantación por parte de las operadoras. La noticia que se difundió la semana pasada fue distinta.

En el transcurso de la entrevista, Ren explicó que estaría dispuesto a que Huawei concediera licencias sobre su tecnología 5G (patentes, código, técnicas de producción) y permitiera que un tercero controle y altere el código, desarrolle equipos para 5G basados en dichos activos y garantice que Huawei no tendría control sobre ninguna infraestructura resultante.

Desde entonces, varias personas han analizado el significado de la propuesta. Hay que reconocer que los expertos han aportado muchas opiniones interesantes sobre los motivos de Huawei para realizar la oferta. Esta última cuestión es importante. Pero no tan importante como la pregunta por lo que ocurrirá ahora y por las reacciones del mercado (incluidas operadoras y otros fabricantes) frente a la oferta de Huawei.

¿Cuál es la estrategia de Huawei?

No es difícil aventurar una respuesta, aunque tan solo sea por el gran número de discusiones suscitadas.

El concepto de ofrecer licencias sobre los activos de 5G ya existentes (patentes, código, planos técnicos) y autorizar al comprador a alterar el código fuente es una estrategia para generar confianza al mismo tiempo que se monetiza la I+D existente. Si otra firma puede utilizar los activos básicos en 5G de Huawei para crear sus propias soluciones, garantizará (en teoría) que dichas soluciones sean seguras. El licenciatario se beneficia al conseguir negocios basados en los conocimientos de Huawei sobre 5G. El cliente se beneficia de un equipo que sabe que es seguro (y no depende de un proveedor en quien no confía). Huawei se beneficia al generar ingresos que de otro modo no conseguiría. Los tres salen ganando.

Pero también hay que tener en cuenta otra cuestión. Volveremos sobre ella al final.

¿Quién compraría los equipos de un tercero con tecnología de Huawei?

Se suele decir que el rendimiento pasado no es garantía de resultados futuros. Dejando de lado por un momento esa cuestión, Huawei afirmó a principios de setiembre que disponía de más de 50 contratos comerciales de 5G. En otras palabras, existe evidencia empírica de que los equipos de Huawei para 5G son atractivos, y no solo en mercados que requieren contención en los precios. Si otro fabricante pudiera crear productos análogos, su oferta sería igualmente convincente.

Y si alguna vez ha habido un buen momento para que un nuevo fabricante entre en el mercado con una oferta de productos convincente, podemos decir que ese es el momento actual.

En una encuesta realizada entre 100 operadoras de todo el mundo (que gestionan la mayoría de las conexiones móviles y de la inversión de capital), el equipo de GSMA Intelligence ha estudiado si la 5G puede ser una buena oportunidad para atraer a nuevos proveedores de redes (véase gráfico de la izquierda, haga clic para agrandar). ¿La conclusión? Que precisamente eso es lo que planea más de la mitad. Un dato igual de importante es que tan solo alrededor del 20% considera poco probable la incorporación de nuevos proveedores a sus operaciones de desarrollo de 5G.

¿Qué es lo que ha impedido hasta ahora que las operadoras buscaran nuevos suministradores? Un gran número de consideraciones favorecen la continuidad de las firmas actuales, desde cuestiones de integración hasta la cultura corporativa y las pocas expectativas de retorno de la inversión. ¿Pero cuál es el factor número uno que frena la contratación de nuevos suministradores? Los problemas de seguridad en la red. Si el plan de licencias de Huawei tiene como objetivo resolver los problemas de confianza, parece que se adecua a las necesidades de las operadoras que buscan nuevos suministradores.

¿Quién podría adquirir licencias sobre los conocimientos de Huawei en 5G?

Por supuesto, la creación de productos basados en los activos de Huawei en 5G exige la presencia previa de un licenciatario interesado. En dicho terreno entran en juego dos factores: los costes y la I+D futura.

No es difícil llegar a la conclusión de que un acuerdo de licencia sobre 5G hallaría muchas más partes interesadas si su precio fuera de 5 millones de dólares y no de 5.000 millones. Pero dadas las inversiones (en tiempo y en dinero) que Huawei ha realizado en 5G, es probable que busque algo más cercano a la segunda de dichas sumas. Y el número de firmas interesadas que pueden pagar semejantes cantidades es limitado.

  • ¿Empresas incipientes que trabajen en 5G? No podrían asumir los costes.
  • ¿ Empresas ya consolidadas que trabajen con infraestructuras de 5G? No disponen de grandes volúmenes de efectivo y el valor marginal de los activos 5G adicionales sería cuestionable.
  • ¿ Empresas de internet y del sector corporativo? Esto ya tendría más sentido. Disponen de dinero y las soluciones 5G confluirían con la tendencia a la virtualización y a la transformación digital en las empresas.

Pero también debemos tener en cuenta el I+D futuro.

Si Huawei solo ofrece sus patentes, códigos y procesos actuales, los licenciatarios tendrán que estar dispuestos a efectuar fuertes inversiones en el desarrollo futuro. Está claro que Huawei invertirá en dicho frente. Cualquier producto de terceros creado a partir de una licencia otorgada por Huawei en 2019 perderá competitividad en poco tiempo si no se efectúan inversiones similares. Seguramente ese es el aspecto más problemático. Dada la escala de la I+D de Huawei, no está claro que un licenciatario pueda mantener la competitividad de su oferta en el futuro. Y si su objetivo es apaciguar los temores de los gobiernos en materia de seguridad, no existen verdaderas garantías de que Huawei no vaya a alterar su código de manera no transparente, ni de que los licenciatarios sean fiables.

Presumiblemente, Huawei y su consejero delegado lo saben, y son conscientes de que la estrategia no tiene muchas posibilidades. En tal caso, la propuesta de ofrecer licencias debe verse desde otro punto de vista. Ya no se trataría de una solución clara, fácil y viable, sino de un intento de solución. Tal vez no sea una solución muy buena (quizá ni siquiera sea viable), pero indica que Huawei, ante un problema aparentemente insoluble, busca procedimientos para superar los recelos que suscita en la actualidad y la posible fragmentación de la tecnología por razones geopolíticas. Tan solo por eso, su propuesta ya tendría algún valor.

– Peter Jarich – Director of GSMA Intelligence

Las opiniones editoriales expresadas en este artículo son exclusivas del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de la GSMA, sus Miembros o Miembros Asociados.

Author

Albert Cuesta

Albert es el editor de Mobile World Live en español. Desde Barcelona, Albert lleva más de 30 años cubriendo informativamente los sectores de electrónica de consumo, TI y telecomunicaciones. Colabora en medios impresos, digitales y audiovisuales, cuya relación se puede...

Read more

Tags