La firma de analistas Juniper Research ha sido una de las primeras en efectuar previsiones sobre las cifras iniciales de la 6G, al pronosticar que dicha tecnología alcanzará los 290 millones de conexiones en todo el mundo en un plazo de dos años a partir de su lanzamiento. Este lanzamiento se prevé para 2029, siempre que se resuelvan los posibles problemas técnicos.

Según Juniper, uno de los retos a los que se enfrentará la nueva generación de redes es el de las interferencias derivadas del uso de espectro de alta frecuencia. La firma observa que una de las principales preocupaciones de las operadoras de 6G es la de minimizar dicho problema.

Se prevé que la 6G ofrezca un rendimiento 100 veces mayor que el de las actuales redes 5G.

Sin embargo, se trata de una tecnología en fase de desarrollo, cuyos estándares no están definidos, en un contexto en el que muchas operadoras ni siquiera han puesto en marcha la 5G autónoma.

Juniper Research señala que las operadoras deberían invertir en tecnología de superficies inteligentes reconfigurables (conocidas por las siglas inglesas RIS), a fin de mitigar las interferencias causadas por objetos de gran tamaño. Según la firma de análisis, dicha tecnología “reflejaría y refractaría a propósito las señales móviles 6G para permitir que los paquetes de datos sorteen los obstáculos físicos”.

El analista Alex Webb explica que “la cobertura 6G inicial se dará en las áreas geográficas con mayores niveles de población, a fin de ofrecer servicio al mayor número posible de usuarios. Por lo tanto, la tecnología RIS será clave para suministrar un servicio 6G valioso tanto a consumidores como a clientes empresariales durante los primeros años de funcionamiento de la red.”

En el informe sobre economía móvil correspondiente a 2023, GSMA Intelligence pronostica que la 5G habrá superado los 5.000 millones de usuarios para las mismas fechas en que Juniper Research prevé 290 millones de conexiones en 6G.